Articles

Charles Spurgeon, sobre el Calvinismo

In artículos teológicos, sermones on marzo 17, 2012 by cesaito27

Charles Spurgeon Sobre el Calvinismo – Depravación Total

Por Nathan W. Bingham

En el último libro de Steven Lawson, The Gospel Focus of Charles Spurgeon, Lawson sostiene que el compromiso ferviente de Charles Spurgeon a las doctrinas de la gracia “afilaron” su “enfoque del evangelio.” Entonces, ¿qué fue exactamente lo que creía Spurgeon acerca de los cinco puntos del calvinismo? Utilizando fragmentos de , The Gospel Focus of Charles Spurgeon , vamos a responder a esa pregunta en lo que será una serie de cinco partes en el blog. Nuestra oración es que estas verdades agudicen su enfoque del evangelio también.

Hoy descubrimos lo que Charles Spurgeon creía sobre la doctrina de la Depravación Total.

Charles Spurgeon entendía claramente que antes de que un evangelista pueda comunicar la buena noticia de salvación, primero tiene que dar la mala noticia de la condenación. El telón de fondo de terciopelo negro del pecado del hombre debe ser presentado antes de que el diamante chispeante de la gracia soberana de Dios se pueda ver en su brillo deslumbrante. Esto comienza con la enseñanza de la Biblia sobre el pecado de Adán, lo que provocó la muerte. Spurgeon afirmó:

Pero el pecado de Adán no afectó sólo a sí mismo. Su naturaleza caída se extendió a toda la raza humana, y cada parte de cada persona está fatalmente afectado por la muerte espiritual. Spurgeon escribió: “A medida que la sal da sabor hasta la última gota en el Atlántico, también el pecado lo hace afectando a todos los átomos de nuestra naturaleza. Está tan tristemente allí, tan abundantemente allí, que si no se puede detectar, usted está engañado”, y agregó: “El veneno del pecado está en la fuente misma de nuestro ser, ha envenenado a nuestro corazón. Está en la médula de nuestros huesos y es tan natural para nosotros como algo que nos pertenece.” Él cree que la totalidad de la persona –mente, afectos, y la voluntad –está contaminada y envenenada por el pecado original.

No hay bestia en un lobo o un león o una serpiente, que sea tan brutal como la bestia en el hombre. —Charles Spurgeon

El resultado, dijo, es que “un infierno mismo de corrupción se encuentra dentro de la mejor santo.” Spurgeon reconoció que el pecado está en lo profundo de las almas de incluso el mejor de los hombres. Esta corrupción interna hace de cada hombre una bestia salvaje: “No hay bestia en un lobo o un león o una serpiente, que sea tan brutal como la bestia en el hombre.” Todas las personas que están muertas espiritualmente, no pueden ver, desear, o responder al mensaje del evangelio .

En cuanto a la voluntad, Spurgeon dijo: “Declaramos, bajo autoridad de las escrituras que la voluntad humana está tan desesperadamente en maldad, tan depravada, tan inclinada a todo lo que es malo, y lo poco dispuesto a todo lo que es bueno, que sin la influencia sobrenatural poderosa, e irresistible del Espíritu Santo, ninguna voluntad humana jamás se verá impulsada hacia Cristo.” Con esta declaración, Spurgeon afirmó que la capacidad volitiva del hombre pecador está paralizada, dejándolo incapaz de responder a la oferta gratuita de Cristo.

A medida que la sal da sabor a cada gota en el Atlántico, también lo hace el pecado afectando a todos los átomos de nuestra naturaleza. —Charles Spurgeon

En consecuencia, Spurgeon resistía la idea del libre albedrío humano. Sostuvo que esa idea eleva al hombre al lugar reservado sólo para Dios: “La doctrina del libre albedrío- ¿Qué hace? Magnifica al hombre en Dios. Declara los propósitos de Dios una nulidad, ya que no pueden llevarse a cabo a menos que los hombres estén dispuestos. Se hace la voluntad de Dios un siervo en espera de la voluntad del hombre.” Además, Spurgeon afirmó: “Si Dios requiere de un pecador, muerto en pecado, que deba dar el primer paso, entonces, requiere sólo aquello que hace a la salvación como un imposible bajo el evangelio como lo era en la ley, ya que el hombre es tan incapaz de creer como lo es en obedecer.” En pocas palabras, Spurgeon creía que ningún ser humano es totalmente libre. O es un esclavo del pecado o un esclavo de Cristo, pero nunca libre.

Para Spurgeon, este era el lugar donde el mensaje del evangelio comienza. El mensaje salvífico de la gracia comienza con la depravación total. El hombre está totalmente corrompido por el pecado. Él está espiritualmente muerto e incapaz de salvarse a sí mismo. No podía ser más desesperado e impotente.

2 comentarios to “Charles Spurgeon, sobre el Calvinismo”

  1. Y los demas puntos????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: